Kreidefelsen auf Rügen (Acantilados blancos en Rügen), 1818.

Las obras del conocido pintor alemán Friedrich se enmarcan dentro del movimiento romántico, un periodo que se inició aproximadamente hacia 1800, y que supuso un gran cambio que permanecerá latente en el futuro desarrollo del arte y de la literatura durante los siglos XIX y XX.

Es fruto de los movimientos sociales y políticos como la Revolución Francesa, las guerras napoleónicas y las crisis de los sistemas del Antiguo Régimen, y pretendía reivindicar la importancia del sentimiento, de la exaltación de las pasiones, de la intuición, de la libertad imaginativa y del individuo. Este acto, que se puede considerar como de rebelión, arremetió -en lo que al arte se refiere- con la tradición iconográfica y formal clásica, aportando nuevas formas y contenidos.

Es en el romanticismo cuando los fenómenos de la naturaleza cobran una importancia desconocida hasta ese momento, y por primera vez en la historia del arte se representa la angustia del hombre frente a la naturaleza, y los paisajes que la conforman se utilizan para proyectar en ellos sus estados anímicos. El paisaje y sus elementos se emplean de forma simbólica y alegórica, tratando de encontrar en el mundo profano la experiencia de lo sagrado y de lo absoluto.

La obra titulada Acantilados blancos en Rügen, es considerada como una expresión de amor a su esposa Caroline Bommer, pues fue la isla de Rügen el lugar elegido para su viaje de novios. Se trata de un cuadro luminoso, alegre y estival, donde nos presenta un inmenso mar azul y un acantilado rocoso de blanco intenso, que contrasta con los colores de los trajes de los personajes, que son el propio pintor junto con su hermano y su esposa.

Friedrich rompe con el formato apaisado de la tradición holandesa, y expone un paisaje en vertical que tiene como geometría compositiva la hipérbole. Para esta obra utiliza dos hipérboles, una viene definida por el contorno de las rocas y el mar, y la otra, en el primer plano, por el contorno que forman los troncos de los árboles y el límite del acantilado. Esto le permite generar altura y crear profundidad de campo, sin recurrir a la composición clásica del punto de fuga para conseguir perspectiva. El recurso del punto de vista alto le sirve para enfatizar el diminuto tamaño de las figuras frente a lo profundo e inmenso del paisaje. Como es habitual en sus cuadros, los personajes se representan de espalda, una manera de invitarnos para que contemplemos lo que él ve como pintor.

Blanca Fernández.

 

Comparte / imprime este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page